fbpx
Saltear al contenido principal
El Rey Y La Jirafa

El rey y la jirafa

Se llamaba “Zarafa” y entre todos los visitantes y habitantes de París es claro que su nombre reclama un lugar fundamental en la historia. Después de la revolución de 1789 y de la ejecución de los reyes, después del imperio y de la partida de Napoleón a Santa Helena, Francia empezó un proceso de restauración donde la figura de la monarquía dispararía sus últimas salvas. El hecho ocurrió durante el reinado de Carlos X, el último rey coronado a la vieja usanza y el penúltimo rey de la historia Francia.

“Zarafa” fue parte de una serie de regalos que el valí otomano de Egipto le ofreció al rey con el ánimo de fortalecer la relación entre la corona francesa y el imperio otomano. El primer camino que tomó fue el rio Nilo desde Sudán hasta la misma Alejandría; el segundo fue el mediterráneo. Se hicieron las adecuaciones del caso: un par de vacas para la leche y una renovación en el área de la bodega para una mayor comodidad de la viajera. Alrededor de su cuello había varias inscripciones de papel con pasajes importantes del Corán como precaución. “Zarafa” llegó a Marsella en 1826 y realizó el camino hasta la capital a pie, nos imaginamos que para disfrutar mejor del paisaje. París la recibió con júbilo. El rey la alimentó con pétalos de rosas. No tardaron en aparecer miles de visitantes, los vestidos más exquisitos, las notas de prensa y, con el paso de los meses y la débil imagen del rey, se publicaron numerosas caricaturas. “Zarafa” vivió en el Jardín de las Plantas de París casi veinte años. Hoy en día su figura adorna una sala del museo de taxidermia de la Rochelle. En el 2012 Rémi Bezançon filmó una película basada en esta historia.

Crédito de la imagen: pxhere

Esta entrada tiene 4 comentarios
  1. Fernando sublime su relato de la jirafa real, quizás lo único bello del pretendido resurgimiento de una monarquía caduca y decapitada solo algunos años atrás.

    Espléndida esta Jirafa, tanto como El Elefante también regalado a la monarquía, esta si floreciente, escrito por Saramago.

    Como estamos con temas de seres que tienen mejores cualidades de olfato, vista y percepción que los humanos, recuerdo haberle oído que no está precisamente en sus amores Platero y Yo; si me lo permite tampoco en los míos.

    Esta respetuosa afirmación dista de la poco cortés misiva enviada en 1929 por Dali y Buñuel a su compatriota Juan Ramón Jimenez indicándole que su Platero era el burro más odioso con el que se habían topado; esta carta enfermó al escritor y dio lugar a entender que los dos burros horrorosos, cadáveres, sobre el piano que arrastra el aturdido protagonista de Un Chien Andalou, no es otro que el mentado Platero.

    Nos ha traído excelentes blog sobre literatura, ciencia, historia de animales. Adelante. Gracias.

  2. En el malecón de la ciudad suramericana de Guayaquil, Ecuador, rueda un trencito dentro de un carrusel infantil cuya chimenea al frente, evoca y tiene la forma del cuello y la cabeza de la protagonista de esta historia. Gran país hermano el Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba