fbpx
Saltear al contenido principal
Sobre “En Tierra De Dionisio” De María Belmonte

Sobre “En tierra de Dionisio” de María Belmonte

No tendría que ser una sorpresa, pero Grecia no quedó paralizada en el tiempo. La corriente que trajo la política de Pericles, la filosofía de Sócrates y el imperio de Alejandro resulta tan portentosa que cualquiera que la considere insuficiente pecaría de una profunda ingratitud, qué más puede esperar de una latitud y de un tiempo, que la antigua Grecia no haya entregado a manos llenas. ¿Filosofía? La inventaron. ¿Literatura? Llegaron a la excelencia, sea lo que esto sea. ¿Historia? Los nombres de Heródoto y Tucídides todavía mantienen ocupadas a las universidades. ¿Ciencia? Fueron los precursores. No cabe pedir más, sin embargo Grecia lo da.

Un camino para conocer más allá de su época dorada sería sumergirse en una narración cronológica donde las épocas se presenten de manera ordenada y escrupulosa. Otro es el que ofrece María Belmonte en “En tierra de Dionisio” que, como el subtítulo nos dice, son “vagabundeos por el norte de Grecia”, un libro de viajes donde la narración une los pasos y la sensibilidad del viajero a la historia y la cultura. Bajo esta mirada reconocemos los caminos de la historia clásica y vemos cómo se ramifican y crecen de manera insospechada a lo largo del tiempo. Esto no es la guía donde tres líneas acompañan una fotografía, sino una narración que busca la atmósfera, que aparezca el latido mismo del horizonte. Su autora no ahorra esfuerzos para cumplir este propósito. Enriquece su libro con una enorme cultura donde aparece de forma oportuna su sensibilidad. Por un lado vemos a Jerjes absorto delante de un sicomoro; por otro la vemos a ella sonriendo ante una flor de azafrán.

La historia narrada en libros de viajes no luce marchita. Kaplan en “Fantasmas balcánicos” nos cuenta las atribuladas circunstancias de la antigua Yugoslavia  en clave política, principalmente, desde la evocación de siglos atrás hasta el presente que recorre a comienzos de los ochenta. María Belmonte, autora ya de dos libros sobre viajes publicados en el sello Acantilado, nos habla de Grecia bajo dos claves distintas: el arte y la religión.  En un primer momento la presencia misma de Dionisio cuyos misterios han resistido los análisis más sesudos. Más adelante es la Iglesia Ortodoxa, que si bien muestra afinidades con Roma cuenta no sólo con una identidad bien definida, sino con su propia mística que sorprenderá al lector. En este camino, “En tierra de Dionisio”, aparecen las escenas de varios films, los versos de un poeta, una serie de reflexiones sobre la relación entre el pasado clásico y la iglesia católica y varias imágenes conmovedoras que brinda la misma naturaleza. Los capítulos dedicados al monte Athos y a Tesalónica fueron mis predilectos. Del primero, Belmonte expone los frutos de una cuidadosa investigación, donde ella como viajera debe conformarse por observar desde un barco el lugar sagrado al cual, por ser mujer, nunca podrá ir; del segundo nos muestra la historia de una ciudad que ha sido reescrita decenas de veces por la historia. Tesalónica solo se revela a quien recuerda su ayer.

Esta conversación mostrará más de “En tierra de Dioniso” de María Belmonte.

Entrevista con Maria Belmonte
Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Fernando su blog y entrevista me impelen a conocer el libro de Maria Belmonte, más aún, porque he leído recientemente El Mundo de Atenas de Luciano Canfora y porque considero que desde Herodoto, Pausanias, Marco Polo, estre otros muchos, viajar en los libros es un sueño y ensueño, al respecto, permitame decirle que también he disfrutado la lectura limpia y amena de La Frontera de Erika Fatland.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba