fbpx
Saltear al contenido principal
La Ballena, Símbolos Y Tristeza

La ballena, símbolos y tristeza

Cuando el gran artista alemán Alberto Durero recibió la noticia no dudó en ponerse en marcha. De su mano hay imágenes de un rinoceronte, una morsa y un conejo, una ballena hubiera sido la estrella en su exhibición. El cuerpo de la criatura había llegado a la orilla, pero la marea se la llevó antes de que llegara el pintor. Los artistas japoneses del XIX la pintaron en pleno combate contra los samuráis. Más de un navegante debió quedar pasmado cuando la divisó en el horizonte. Simbad la confundió con una isla. Jonás conoció su particular interior. Sabemos que en las profundidades libra un combate contra el pulpo gigante, así se alcanza a ver desde el Nautilus del Capitán Nemo.

Que semejante criatura todavía exista es extraordinario, tal vez si alguien nos contase, tal es la conversación en “Boyhood” de Richard Linklater, que existe un animal gigantesco que además de nadar en lo más profundo del océano, canta, no lo creeríamos. En el período de Moby Dick (1851), la cacería de ballenas atravesaba su momento más lúgubre. El aceite que extraían de su cuerpo, más exactamente encima de su cabeza, alimentaba una luz blanca, que la simple vela fabricada de grasa de animal no daba. Sus asombrosas propiedades hicieron que se utilizara incluso en el siglo XX. En nota del 2018 publicada por CNN se habla de los países que todavía continúan la cacería de ballenas, Islandia, Noruega y Japón. La cacería ilegal se añade a este tormento. Hay una obra que todavía no he tenido la suerte de leer, “White as the waves” de Alison Beird, es la historia que cuenta Herman Melville, pero desde la perspectiva de la ballena, no del cazador. Hay algo claro en los estudios más recientes sobre los animales: su dimensión psicológica es más honda de lo que hemos pensado. ¿Será que esta conclusión nos ayudará a ser más compasivos?

Crédito de la imagen: pxhere

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Fernando gracias por su escrito sobre estos magníficos seres vivos, su blog en este particular además de artístico y literario nos lleva a la conmiseración, es un llamado desde las narraciones, la pintura y la realidad a la reflexión.

    Déjeme sólo mencionar al Leviatan de la Biblia Hebrea (Génesis y el Libro de Job), un ser marino semejante a un dragón, y a la inolvidable ballena que da cobijo a Pinocho y Geppetto.

    El canto de las ballenas es un aria natural e inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba