fbpx
Saltear al contenido principal
“La Vida Contada Por Un Sapiens A Un Neandertal” Por Juan José Millás Y Juan Luis Arsuaga Editorial Alfaguara

“La vida contada por un sapiens a un neandertal” por Juan José Millás y Juan Luis Arsuaga editorial Alfaguara

Que la paleontología enseñe sobre el pasado es natural, pero que su mirada además nos dé una perspectiva reveladora sobre el presente resulta extraordinario. La mayoría de documentales y obras de divulgación muestran estos temas tan distantes que tendemos a pensar que esa vida y esas criaturas no están relacionadas con nosotros. Esta obra, por fortuna, corrige este error. Cualquiera podría pensar en un escenario académico como el lugar del diálogo entre el novelista Juan José Millás y el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, pero se llevaría una sorpresa. Las lecciones se imparten en una demostración canina, en una cueva con imágenes prehistóricas, en una juguetería y en un “sex shop”.

Y son tan divertidas como asombrosas. Millás de niño soñó ser descendiente de los neandertales y, aunque informado sobre los grandes temas, quería comprender aún más de la mano del profesor Arsuaga. El diálogo empieza. Esta forma de composición ayuda a que el lector vaya tejiendo su comprensión desde un entorno menos académico y formal. La pluma de Millás añade humor, personalidad y carácter a la narración. Arsuaga prepara con esmero una clase donde el escenario procura un punto crucial. En el “sex shop” habla de la diferencia entre la vida sexual humana y la de los chimpancés; en la demostración canina intercambia unas palabras con el dueño de un perro lobo y se extiende sobre la peculiar relación que guardamos con los canes. En la plaza de mercado, mejor lugar imposible, hablan de los geófitos y la revolución de la agricultura, donde la mujer jugó el papel principal.

Juan José Millás y Juan Luis Arsuaga

El repertorio de recursos del paleontólogo es extenso. Su formación advirtió que era imprescindible la sabiduría de otros dominios. Se trata no sólo de revelar un ayer, sino un entendimiento; se trata de contar no sólo el surgimiento, sino la continuidad de la vida. Paleontólogo y novelista hablan de cómo los hámsteres reciclan sus crías, ante la inseguridad y el temor, de la probable influencia de Adam Smith en Darwin, de cómo la complejidad de una sociedad incide en el carácter de los dioses en los templos: mientras más compleja, el dios se preocupa más por el comportamiento moral y la vida íntima de sus criaturas.

Cuando se publicó “El origen de las especies” en 1859 surgió una visión de la vida que aportaba una explicación razonable sobre su diversidad y distribución. Uno de los problemas que encuentra, así también lo explica Richard Dawkins en “Evolución, el mayor espectáculo de la tierra”, consiste en que nos cuesta escapar de la estrechez de nuestra mirada para comprender el lento y gradual desarrollo que se da lugar  en el curso de millones de años.

Portada del libro “La vida contada por un sapiens a un neandertal” Editorial Alfaguara

“—Párate un momento y observa este reloj —dijo. Me detuve y lo observé.

—Si en vez de un reloj —apuntó— fuera una piedra y yo te preguntara qué hace allí esa piedra, me dirías que siempre ha estado ahí, ¿no?, que forma parte de la naturaleza.

—Claro.

—Pero si en vez de una piedra es un reloj, me contestarías que es necesario que alguien lo haya puesto. ¿Sí o no?

—Sí.

—Pues toda la obra de Darwin constituye un intento de demostrar que el reloj se puede haber hecho a sí mismo.” (página 72-73)

Y claro no es nada sencillo explicar algo semejante, pero en una demostración canina, entre dos amigos hablando, aparece una provocación encantadora para dejar al lector ávido de saber más, la idea que se desarrollará en otras conversaciones, que irá mostrando que lo improbable va ascendiendo hasta convertirse en realidad.

Crédito de la imagen de cabecera: National Geographic

Esta entrada tiene un comentario
  1. Fernando. Su magnífica reseña sobre estas conversaciones motiva a leerlas y aprender, en la cotidianidad, de temas que no obstante los millones de años transcurridos entre la aparición de la vida en el planeta y nuestro hoy, continúan siendo presente. Leo con juicio y veo las conferencias del profesor Arsuaga y mi admiración por su trabajo cada vez es mayor. Gracias por relevar esta obra que seguro nos acercará a mejores conocimientos sobre nuestro pensamiento simbólico y nos hará entender como es que contamos con, por lo menos, un dos por ciento, en nuestros genes, de Neardentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba