fbpx
Saltear al contenido principal
La Explosión Del Santorini

La explosión del Santorini

Los antiguos egipcios debieron quedar pasmados cuando vieron en el horizonte una enorme columna de fuego. La arqueología considera que la explosión del Santorini ocurrió hacía el 1628 A.C enviando 24 kilómetros de ceniza y formando un cráter de alrededor de 762 metros de profundidad. Antes de la explosión hubo numerosos temblores, las personas alcanzaron a huir, las excavaciones han encontrado utensilios domésticos, rastros de comida, pero son raros los objetos de alto valor, la plata y el oro. Se estima que la columna alcanzó treinta kilómetros de altura, que la explosión se oyó en lugares tan remotos como Gibraltar y Noruega. Las olas alcanzaron los noventa metros de altura. Hoy Santorini es un refugio turístico, con un paisaje entrañable y único, modelado años atrás por una tragedia.

Crédito de la imagen: pxhere

Esta entrada tiene 4 comentarios
  1. Fernando. Evocadora su narración de Thera o Santorini, la primera cultura urbana de Europa, edad del Bronce, islas Cicladas junto con la isla de Creta, en época Minoica. Isla, que después de la explosión de su volcán (que continúa activo), pasó a ser un archipiélago. Civilización sorprendente, por sus frescos y cerámicas con dibujos de pulpos y peces. La hemos querido identificar con el mito de la Atlántida, presente en Platón en los diálogos Timeo y Critias. E incluso, en la fantasía, hemos pretendido situarla cronológicamente con Moises y el Faraón Ramses II, en la división del mar Rojo, a pesar de la diferencia de más de tres siglos, entre uno y otro evento.
    Si, es reconfortante saber que sus habitantes alcanzaron a abandonar su tierra; a diferencia de Pompeya en la que la explosión del Vesubio sepultó a sus pobladores y trágicamente en nuestra historia en Armero, Tolima, en que la inclemencia de la naturaleza, apenas ayer en nuestro tiempo, nos privó de veinticinco mil compatriotas.
    Gracias por sus escritos son un bálsamo para el alma; en este caso, atribulada.

  2. Gracias por tus palabras. ¡Qué momento tan extraordinario y al tiempo tan dramático! No me imagino el temor, la inminencia de un volcán, los anuncios, los temblores y, después de la explosición, la transformación del lugar. Gibbon cuenta en su Decadencia la historia de una persona que vió, desde las orillas de una playa, cómo un terremoto se tragaba una isla entera. Pensamos estable la tierra y está lejos de serlo, ni siquiera las estrellas traen ese consuelo, las condenadas a veces se apagan, no sin cierto estruendor. Toca buscar el consuelo en el mundo pasajero que tanto quieren los japoneses, Nazly, en los cerezos que florecieron hace unos días.

  3. Que la Tierra es tan cambiante, y que en su interior hay movimiento que puede tragarse una isla entera, es algo que no hacemos muy consiente muy a menudo, y esa no estabilidad que también nos atraviesa, da escalofríos.
    Me gusto mucho el relato sugiriendo el asombro por el suceso lejos del acontecimiento, lo mismo que nos paso a nosotros con el derrumbe de las Torres Gemelas, lo único que todos supimos más o menos lo que paso inmediatamente..
    Con seguridad que ellos también tomaron conocimiento, solo que no tan rápido, creo…..

    1. Tienes razón, se tarda en darse cuenta qué ocurrió y qué repercusiones tendra. Así no sólo ocurre con los fenómenos como el Santorini, sino con los fenómenos políticos también. La tierra no es tan estable como parece, a veces siento que la tratan como una persona enferma, cuando en realidad, al mirar su historia, no la nuestra, ha dado unos cambios abruptos y casi sin aviso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba