fbpx
Saltear al contenido principal
La Aurora Boreal Y Lichtenberg

La aurora boreal y Lichtenberg

En la selección de aforismos que realizó Juan Villoro se lee:

“Un Incidente revela la temprana curiosidad de Lichtenmberg. A los diez años, preocupado por no tener ideas que anotar en sus tarjetas, dejó de rezar y resolvió interrogar directamente al cielo. Subió a un tejado y colocó una tarjeta “dirigida a un ángel”. Su pregunta podía ser insólita para otro niño de su edad, pero no para el hijo del pastor que  hablaba de las estrellas: “¿Qué es la aurora boreal?”

No se sorprendió de no encontrar respuesta al día siguiente; aquella pregunta era un desafío, estaba planteada desde un terreno que ya no era el de la fe.”

Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799), en un dibujo de Johann Ludwig Strecker

Crédito de la imagen de cabecera: Pxhere

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Sobre la Fe.
    Puedes tocar y ver y percibir con los sentidos las cosas cambiantes; pero las cosas que no cambian sólo puedes percibirlas con la mente. Platón. Fedon.
    El Dios invisible deja con la duda de su existencia a aquellos que piensan que nada es evidente salvo lo que puede ser conocido por la carne. Plotino.
    La mirada que procedente de Dios entra en el alma es el comienzo de la fe, por medio de la cual creo cosas que no me han sido reveladas. Dionisio el Aeropagita.

    Espero que el Ángel haya mostrado el camino y El Niño curioso haya seguido la dirección y hallado la respuesta a la hermosa Aurora Boreal.

  2. Maravillosas las citas, Nazly. Sí, su curiosidad continuó con una fuerza extraordinaria y se convirtió en profesor y experto en temas de electricidad. Sobre sus creencias escribió varias veces, en sus Aforismos encontrarás más de una pista sobre su sentir. Barzun, nuestro libro de mesa de noche, también escribió sobre Lichtenberg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba