fbpx
Saltear al contenido principal
Las Tres últimas Lecturas De Tolstói

Las tres últimas lecturas de Tolstói

Después de la literatura y las grandes novelas, después de la crisis que casi lo lleva al suicidio, Tolstói se convirtió en un apóstol más de las viejas verdades del evangelio. Las parábolas de Jesús no sólo eran el remedio para sus tribulaciones, sino la clave para restablecer el curso de la sociedad. Su estilo literario abandonó la sofisticación de Guerra y paz. Su obra ahora militaba en el compromiso político y religioso. Pronto aparecieron cuentos para niños, panfletos que apoyaban el pacifismo, ensayos sobre la falsedad del arte, obras de teología y traducciones de los mismos evangelios. Esta transformación es uno de los grandes temas de su biografía. Sin embargo, en sus diarios reconocemos que el propósito de levantar una religión libre de las supersticiones, que buscara hermanar a la humanidad, siempre estuvo presente. En esas últimas décadas ese deseo cobró fuerza y Tolstói libró una batalla que pocos enfrentan: ser consecuente.

Hubo triunfos y fracasos. Tolstói defendió su pacifismo hasta el límite de pedir clemencia por la vida de los asesinos del zar Alejandro II. Junto con su esposa ayudaron a combatir las hambrunas que asolaron el campo ruso en la década de los noventa. Su camino se vio entorpecido por las huellas del pasado, por los derechos de su obra, por las necesidades de su familia. Seguir los pasos de Cristo nunca ha sido sencillo. En el otoño de 1910, con ochenta y dos años, Tolstói huyó. En este exilio llevó consigo tres libros.

Una vida de Guy de Maupassant es la primera novela del gran cuentista francés. El suyo es el estilo de un escritor que vierte una sensibilidad exquisita por la naturaleza y los deseos, por la soledad y las injusticias del querer. Ni la política ni la religión son evidentes en esta obra, son dos elementos más en una atmósfera donde la sensibilidad reina desde la mirada hasta el recuerdo. Los hermanos Karamazov es la obra más particular de la lista. Tolstói la detestó, intentó leerla en más de una oportunidad, a veces la arrojaba a la pared de la rabia para luego abrirla otra vez. Cuando habló con la viuda de Dostoyevski reconoció la genialidad de su autor, el azar, sin embargo, nunca cumplió la cita entre ambos. “Me hubiera gustado preguntarle tantas cosas a su esposo…” le dijo Tolstói. Desde luego, Los karamazov presenta la crisis entre la incredulidad y la religión.

Es muy probable que Tolstói no abriera ninguno de los libros. La muerte se apresuró a encontrarlo en una estación de tren. No importaba, los tres son muestra de aquello de lo que jamás se quiso separar, ya sea la sutilidad de la literatura, la pregunta por lo divino o la inmensa variedad de una simple vida humana.

Crédito de la imagen: Getty images

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Fernando. Gracias por su blog sobre Tolstoi en el que trata, entre otras, de la novela de Guy de Maupassant y expone que relata las injusticias del querer y de la soledad.
    Me lleva a pensar en el cuento Bola de Sebo, amado por los poetas y lectores, además tan conocido por las adaptaciones al cine de Jhon Ford, la Diligencia en 1939, por el cine ruso en 1934 con la dirección de Mikhail Romm y para mi la más bella, la película del japones Kenji Mizoguchi en 1935 Oyuki, la virgen, que precisan las injusticias de la vida producto de nuestra soberbia humana.
    También evoco el cuento, del mismo autor, El Collar, en algún momento de 1967 protagonizado en el cine por la inolvidable Ingrid Bergman, dirigida por Gustaf Molander en la película Stimulantia de varios relatos, este el mejor a mi manera de ver, que revela las injusticias del temor al otro por las diferencias económicas de clase y los equívocos lamentables por la falta de comunicación.
    A cuanta reflexión nos lleva el arte.

  2. Gracias por tus recomendaciones Nazly. Maupassant es uno de los autores más queridos por el séptimo arte. Comprendo sin problema la razón del entusiasmo de Tolstoi por “Una vida”, es una obra ciertamente preciosa. Buscaré la adaptación japonesa, ¡no sabía que existía! ¡Gracias! Si te gusta Guy, mira esta página, es lo mejor que hay sobre él en español: http://www.iesxunqueira1.com/maupassant/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba