fbpx
Saltear al contenido principal
Un Deseo Tranquilo

Un deseo tranquilo

Me parece que sería feliz con llevar la vida de un simple pastor, con sentarme sobre la colina como estoy sentado aquí ahora; con trazar cuadrantes artificiosamente, línea por línea; mirar cómo corren los minutos, luego contar cuántos son precisos para completar una hora, en cuántas horas se acaba un día, en cuántos días llega a su término el año, cuántos años puede vivir un hombre mortal. Después, una vez conocido eso, dividir el tiempo así: tengo tantas horas para guardar un rebaño, tengo tantas horas para mi reposo, tengo tantas horas para dedicarme a la contemplación, tengo tantas horas para entregarme a mis recreos, hace tantos días que mis ovejas han estado con el carnero; en tantas semanas parirán; en tantos años les cortaré la lana. Así, los minutos, las horas, los días, los meses y los años irían hacia el fin que les fue asignado y llevarían una cabeza blanca a una tumba tranquila.

William Shakespeare, Enrique VI

Crédito de la imagen de cabecera: Hengki Koentjoro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba