fbpx
Saltear al contenido principal
Los Perros En La Literatura

Los perros en la literatura

Como las demás artes, la literatura es un juego de perspectivas donde la realidad se renueva bajo otros ojos. La fotografía mira desde el lente, así sea desde una insospechada esquina; la literatura, en cambio, es capaz de mudar la misma mirada: ser un espía de la mente canina o narrar a su misma altura. Mujica Laínez escribió su autobiografía desde la voz de “Cecil”, su whippet. Jack London contó de nuevo el pulso entre la civilización y la barbarie en dos de sus novelas. Chejov escribió la historia de una perrita perdida, “Kashtanka”, que entra a trabajar en una función circense. Quizá el más particular sea el relato de Dino Buzzati donde un pueblo vive bajo la idea de que un perro ha visto al mismo creador. Esta antología se queda muy corta: falta Argos, falta el perro de “Niebla”, falta el protagonista de “Señor y perro” de Thomas Mann, falta Ajax, el perro favorito de Bioy, con quien el escritor soñaba un entrañable encuentro en el más allá.

Crédito de la fotografía: Ele O Nora Bruscolini

Esta entrada tiene un comentario
  1. Hola Fernando. Muchos recuerdos perrunos. También de Chejov la tan conocida La dama y el perrito. Agradables sus notas serenas y domésticas. Un refugio de alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba