fbpx
Saltear al contenido principal
La Muralla China

La muralla china

A menudo los cartógrafos la presentan como una línea sinuosa y continua al norte de china, pero esa tranquila sencillez es aparente. No hay una sola muralla a lo largo del territorio, sino varios tramos que van del desierto de Gobi hasta la frontera con Corea. Las obras se llevaron a cabo desde la primera dinastía, por allá en el siglo III A.C, hasta la dinastía Ming en el siglo XVII D.C. En algunos lugares se levantaron varios tramos a la manera en que se traza un pentagrama. En otros se aprovecharon los picos más elevados para dejar de construir. Tiene torres y atalayas de vigilancia en varios segmentos. Ni Marco Polo habló de ella ni se ve desde el espacio exterior (¿?) y tampoco los diferentes tramos están conectados entre sí. Muchos despreciaron su utilidad porque no frenaron a los mongoles, pero lo importante no era detener al jinete sino a su caballo. Además de retrasar al enemigo, su otro propósito quizá fuera forjar una identidad. Los numerosos malentendidos sobre las murallas han sido vistos con cierto oportunismo por los nacionalistas y por el turismo en china. Según Nancy Steinhardt hay una palabra que la designa como “larga muralla”. Según Peter Hessler ese término tan solo es la adaptación china de la incomprensión occidental.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba