fbpx
Saltear al contenido principal
“Mitos Nórdicos” De Neil Gaiman

“Mitos nórdicos” de Neil Gaiman

Si la mitología es uno de los temas predilectos en la lectura, los mitos nórdicos ocupan un lugar especial. La pregunta es retórica, pero quién sabe cuál es el encanto de Odín y su lanza, de Thor y su martillo, de la creación del mundo y del árbol del universo, de la última batalla que verá la muerte de los dioses y el surgimiento de una nueva vida. En habla hispana conseguir una obra sobre estos temas no era sencillo. Estaban las referencias de Borges en sus entrevistas, en algunos de sus ensayos y en sus traducciones, donde sobresale “La alucinación de Gylfi”, pero más allá no era fácil y, para muchos lectores, este tema tenía la urgencia que encierran las tramas interesantes pero entrecortadas.

Neil Gaiman también sintió la maravilla de estos relatos. En el prólogo nos cuenta su larga historia con estos mitos y la intención de componer una obra a partir de los textos fundacionales de esta mitología, que no dejan de ofrecer dificultades. En “Mitos nórdicos” no hay una discusión sobre los símbolos, ni una incansable referencia histórica o hermenéutica, están, simplemente, los mitos desnudos en su mayor sencillez. Y cualquier podría pensar que la escritura sencilla es más fácil por el hecho de ser así, pero estaría equivocado. Gaiman ha evocado el juglar que todo escritor lleva adentro y, en lugar de las frases enrevesadas y las descripciones extenuantes, ha preferido el tono de la oralidad. Su selección es extraordinaria. Conocemos no sólo el principio de los tiempos y el fin, sino una serie de relatos que muestran la particular mentalidad de los vikingos. La lucha entre el orden y el caos, el dilema del guerrero que busca amar pero teme entregar su espada, la fuerza de los dioses y el inevitable destino que les espera tanto a ellos como a todos. Los personajes que desfilan por estas páginas no muestran una personalidad profunda e inquietante, son producto de la misma oralidad y, en ese plano, muestra un triunfo maravilloso: desde el bravucón hasta el místico, desde el gigante celoso hasta el dios engañador. Este libro, nos dice Gaiman, está hecho para ser contando. Y con ese estilo fue escrito.

Edición del “Edda” en Islandia. Siglo XVII

La historia de las interpretaciones de la mitología ha atravesado varias etapas. Hoy en día, después de los esfuerzos de Jüng y sus seguidores, se entiende que el mito no sólo es un entretenimiento, sino que responde a una urgencia muy particular de nuestra psique. El suyo es un lenguaje de símbolos y leyendas, que muchas expresiones artísticas han continuado, que muestra, en suma, ese encanto fundacional de las historias de “En un principio…” y “El había una vez…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?