fbpx
Saltear al contenido principal
“Manual De Remedios Literarios” Por Ella Berthoud Y Susan Elderkin

“Manual de Remedios Literarios” por Ella Berthoud y Susan Elderkin

Entre los amores que las personas sienten por las cosas, el amor por los libros es uno de los más curiosos. Vivimos en su compañía, nos gusta sentirlos cerca en nuestra recámara, atesoramos recuerdos entre sus páginas y a menudo vemos con cierta indulgencia cómo se apoderan de nuestro hogar. Nuestra vida y la suya andan de la mano.

La idea parece una novedad a primera vista, pero para muchos lectores es claro que existe una serie de remedios al interior de la literatura. No estamos hablando de los libros de autosuperación, hablamos de algunas novelas y relatos en cuyas páginas varios lectores encuentran no sé si una respuesta, pero al menos sí una suerte de comprensión sobre la naturaleza humana. No son pocos los dones que procura la compañía de los libros. Que sean un remedio no es noticia, quizá la noticia sea que tengamos ahora, en nuestras manos, un manual sobre los diferentes remedios para todo tipo de dolencias.

Y la lista va desde el “Pesimismo” hasta “el miedo a hacer la declaración de la renta,” desde la “Indecisión” hasta convertirse en “gruñón”. Las autoras procuran por cada dolencia un título, que va acompañado de una breve reseña que explica la sintomatología y el remedio. Hay una labor interpretativa muy singular: las sorpresas no son pocas. Consultar esta obra promete, desde el principio, un diálogo sobre cuánto hemos leído y cuánto añoramos leer. Dentro de la inmensa cantidad de libros publicados, contar con una guía más es maravilloso Entre sus numerosas secciones destaco una: son esas dolencias propias de nuestra vida con los libros. Van algunos temas que tratan: Si no sabemos qué libro llevar cuándo nos vamos de viaje, tema verdaderamente espinoso siempre; si olvidamos nuestras lecturas, asunto más frecuente a diario; si prestamos libros, me imagino que la gran mayoría de nosotros tiene una triste lista de préstamos que no regresaron;  si nos angustia empezar obra, existen algunas cuya sola presencia intimida; si nuestra biblioteca comienza a engordar de forma poco saludable, mal tan encantador, tan lleno de culpas e indulgencias; si tenemos miedo de terminar un libro, entre tantas más. Entre las recomendaciones quiero cerrar esta nota con una: en momentos de duda frente a nuestra identidad como lectores, dejemos nuestros libros predilectos en un lugar especial: su presencia a la mano será saludable.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Los libros, el remedio para todo🥰 En ellos encontramos magia, la cual nos transporta a lugares, momentos… en fin te transportan a donde quieras, entonces cómo no amar los libros???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba