fbpx
Saltear al contenido principal
Los Naipes Y Su Historia

Los naipes y su historia

Pushkin imagina una reina de picas que cobra vida a los ojos del tahúr. Chejov convierte a las cartas en el símbolo inequívoco del aburrimiento. El primero juego de naipes apareció en china, donde además sirvieron de billete. A principios del siglo XIV en Florencia surgió un tipo de juego con un mazo pintado a mano. Más adelante se tomaron Europa y, según la latitud, nacieron las variaciones de los cuatro bastos. A medida que las técnicas del grabado se popularizaron, contar con un mazo personal fue más económico. Pero con los juegos y el infaltable tedio las apuestas se hicieron más altas, los jugadores se volvieron más diestros, incluso en las trampas (como retrato en su momento Caravaggio y De la Tour). Era claro que el responsable de las cartas era el mismo diablo, tanto fue el temor que antes de entrar en batalla los soldados se deshacían de las barajas, por si acaso. Hoy existen cientos de diseños, sin embargo es preciso dejar a un lado el de la revolución, donde en lugar del caballero, la reina y el rey, aparecen Molière, Rousseau y Voltaire.


Crédito de la imagen: Detalle de Caravaggio, “Jugadores de cartas”, 1595, en el museo Kimbell, EEUU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?